El Museo de La Plata
ESCUDO UNLP
 
Inicio Contacto Mapa del sitio RSS
 
 
|
El Museo rodeado de follaje otoñal
El Paseo del Bosque de La Plata, en donde el Museo está ubicado, es el pulmón verde más grande, variado y representativo del casco urbano la ciudad. Tiene una superficie que se extiende por varias hectáreas y en su interior consta de variadas especies arbóreas que lo convierten en un gigantesco jardín botánico.
Frente del edificio en otoño.


Su origen, si bien paralelo al desarrollo de la ciudad, se remonta al antiguo casco de la estancia de Gerónimo Iraola “ubicada en el “Alto de Lozano”, uno de los primeros bosques artificiales del país”, según se describe en “Los espacios verdes y el arbolado urbano en el área de La Plata”, un texto publicado en la primera edición de la Revista del Museo en el año 1993.

Previo a la fundación de la ciudad, en la zona de la estancia Iraola “predominaban los eucaliptos”, cuyas primeras plantaciones “datan del año 1862, con semillas distribuidas por Domingo Sarmiento”, señala el texto escrito por Gustavo Delucchi, Alberto Julianello y Rubén Correa, investigadores del Museo.

La masa vegetal que existía previamente fue tomada en cuenta al momento de aprobar por decreto la demarcación definitiva de La Plata, en 1882. Ya en ese momento, el área del bosque, llamadao también  parque Buenos Aires en sus inicios,  “es exceptuada de su división y queda como paseo público, respetándose sus ejes principales”, las actuales avenida Iraola y Centenario, indica el artículo,

Con el paso del tiempo y el desarrollo urbano, el espacio fue reduciéndose debido a la instalación de distintos organismos públicos e instituciones como la Universidad Nacional de La Plata y sus facultades de Agronomía, Veterinaria, Observatorio, Colegio Nacional y Museo, además de los clubes Gimnasia y Esgrima, Estudiantes e Hípico, el colegio Albert Thomas y la Policía.

El Museo se encuentra prácticamente en el corazón de la zona verde, rodeado de varias especies entre las que se destaca, especialmente durante el otoño, la doble hilera de ingreso al edificio de Ginkgo biloba, un árbol originario de China “constituyendo un fósil viviente que se conserva gracias a su cultivo por parte del hombre”, destaca la nota de los expertos de la División de Plantas Vasculares del Museo.

El Ginkgo “es muy ornamental por su follaje otoñal amarillo oro, y podría considerárselo como el árbol emblema del Museo”, donados al gobernador de la Provincia por el Emperador de Japón y que desde hace más de 80 años “engalanan la entrada de la institución”. En los alrededores del edificio, también se pueden apreciar un ejemplar de higuerón plantado por el botánico Carlos Spegazzini y varias Tipuana tipu o tipa blancas, “una leguminosa del norte argentino, muy cultivada como ornamental” en las ciudades argentinas.

El botánico Carlos Spegazzini es en gran parte responsable de la variedad arbórea de esta parte del Bosque, ya que “plantaba cerca del Museo muchas especies que el coleccionaba en sus viajes”, añade Gustavo Delucchi.

Desde el Museo, observando hacia el Zoológico, existe un paseo que conecta a los dos espacios públicos, denominado Pedro Benoit, que fue remodelado en 1982 y en el cual se pueden observar dos palmeras de importante altura, una originaria de América del Norte y otra del archipiélago de las Islas Canarias, bordeado de ejemplares de palito dulce.

Las escalinatas de ingreso al Museo están franqueadas a ambos lados por dos especies de Cordyline australis, “una planta liliácea de aspecto de palmera pero no relacionada con ellas”, advierte la publicación.

Ombúes, eucaliptos, acacias negras y blancas, membrilleros, palos borrachos, guatambúes amarillos, cedros, cipreses y distintos arbustos, entre otras variedades, complementan el paisaje del área con los talas, una especie originaria de la zona y que posiblemente sean remanentes de la vegetación previa a la colonización humana en estas tierras.

La gran variedad de especies vegetales que el bosque platense contiene, calculadas en más de 80, según otro trabajo realizado en la década del 90, transforman a este espacio verde en un gran parque público que debe ser preservado y cuidado por todos quienes los disfrutan, manteniendo el espacio en sus dimensiones y composición, así como también en la cantidad y variedad de ejemplares.

 
visitar el museo 2013
 
Recorrido virtual
 
 
 
 
 
Museo Marca reg.
 
 
Marca facultad reg