Museo de La Plata
UNLP
 
Inicio Contacto Mapa del sitio RSS
 
 
|
Mosquitos: características y consejos para evitar picaduras
La combinación de lluvias con los calores intensos del verano, entre otros factores ambientales, provocan en la región la aparición de grandes cantidades de mosquitos, algunos de los cuales pueden ser transmisores de enfermedades.

El mosquito es un nombre común utilizado para una familia de insectos del orden de los dípteros, y en particular del suborden de los nematóceros. Sus cuatro etapas de desarrollo consisten en las formas de huevo, larva, pupa y adulto, siendo necesaria siempre la presencia de agua para completar su ciclo de vida.

Los revelamientos indican que en la zona de La Plata, específicamente en el casco urbano, existen aproximadamente 25 especies de mosquitos, "cantidad relacionada con la diversidad de ambientes, como charcas, baldíos o vegetación y otros espacios que se encuentran dentro del área urbanizada", señala Arnaldo Maciá, Doctor en Ciencias Naturales que trabaja en la División de Entomología del Museo de La Plata.

"En la ciudad existen ambientes fabricados por el hombre que acumulan agua estancada", dice Maciá, como botellas, cubiertas de autos, envases de plástico u otros contenedores, que resultan el espacio ideal para la reproducción de de algunos mosquitos.

Estos animales "son heterotermos (de sangre fría), y su fisiología depende de la temperatura, lo que define los períodos aptos para su reproducción", indica el investigador. "Las lluvias, la humedad y temperaturas a partir de los 15 grados constituyen los factores de riesgo, junto con los depósitos de agua estancada en cementerios, gomerías o chatarrerías ya que son propensos a ser colonizados por mosquitos".

Si bien la proliferación de estos insectos es importante y particularmente molesta en esta época del año, "pocas especies, solo 3 o 4, son transmisoras de enfermedades en la región", agrega el experto del Museo.

Según puntualiza Maciá, los mosquitos más comunes en la zona de La Plata son el Aedes aegypti, portador del dengue, la fiebre amarilla y la chikungunya; el Ochlerotatus albifasciatus, que se reproduce en charcas de lluvia y es el más abundante en el país (son los típicos integrantes de una nube de mosquitos); el Culex pipiens, que se alimenta de sangre durante la oscuridad de la noche dentro de los hogares y el Culex apicinus, una especie numerosa pero aún poco estudiada, que se cría frecuentemente en las piletas de natación en desuso.

Recomendaciones

Entre las principales medidas que se pueden tomar para prevenir las picaduras, además de evitar acumular agua estancada, "es usar repelentes de todo tipo, químicos y naturales, entre los que se puede encontrar la citronela y los aceites esenciales mezclados con cítricos”, destaca Maciá.

"La ropa suelta, de manga larga y clara ayuda a prevenir las picaduras, y los colores oscuros los atraen, además del dióxido de carbono que emitimos al respirar, junto a la sudoración y el calor corporal", dice el experto.

Para concluir, se debe evitar exponerse en los horarios críticos en los que los mosquitos se alimentan, como durante el crepúsculo y el amanecer.

 
visitar el museo 2013
 
Recorrido virtual
 
 
 
 
 
Museo Marca reg.
 
 
Marca facultad reg