Museo de La Plata
UNLP
 
Inicio Contacto Mapa del sitio RSS
 
 
|
Homenaje a la Dra. Zulma Gasparini
Colegas de la Profesora Emérita Dra. Zulma Brandoni de Gasparini realizaron una reunión en su homenaje el 28 de diciembre en el Museo de La Plata.
Gasparini

Nació en La Plata y actualmente vive en el barrio de La Loma. Es integrante de la División Paleontología Vertebrados del Museo de La Plata e investigadora Superior del CONICET. Se desempeñó como Profesora Titular en la cátedra de Paleontología Vertebrados de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo y recibió el titulo de Profesora Emérita por la Universidad Nacional de La Plata. 

Es miembro de la Academia Nacional de Ciencias y la segunda mujer en presidir la Asociación Paleontológica Argentina. En 2009 fue declarada ciudadana ilustre. Además de recibir varios premios por sus trabajos científicos, se han bautizado varias especies extintas en reconocimiento a su trabajo como el dinosaurio Gasparinisaura, la tortuga Patagoniaemys gasparinae y el cocodrilo Zulmasuchus, hallado en Venezuela.

En 1962 ingresó en la carrera de Zoología de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo y al recibirse trabajó con el prestigioso paleontólogo de esa unidad académica, Rosendo Pascual. "En esa época sólo ellos y los geólogos se dedicaban al estudio de especies extintas, y en un ámbito en donde las cuestiones de género limitaban el desarrollo de las pocas mujeres que decidían hacer este tipo de recorrido académico", recuerda Gasparini.

Sus primeros estudios de doctorado se concentraron en los cocodrilos fósiles de la Argentina, convirtiéndose en pionera en ese campo ya que hasta ese momento las investigaciones eran escasas y desactualizadas. Para completar sus trabajos, recorrió los museos de varios continentes e intercambió correspondencia con grandes científicos de la época.

Durante los primeros tiempos no tuvo recursos para investigar, hasta que el Doctor Edgardo Rolleri, vecino del barrio, geólogo y gerente  de YPF en aquél momento, le autorizó la logística necesaria para llevar a cabo su trabajo en el noroeste de Patagonia. Tuvo que desarrollar sus estudios de campo casi de incógnito, ya que no se permitía la presencia de mujeres en las áreas de exploración.

Su trabajo fue "punta de lanza" en materia exploratoria y contribuyó para que las pocas mujeres que trabajaban en paleontología en ese entonces, y que generalmente hacían trabajos de laboratorio complementarios en proyectos de mayor envergadura  dirigidos por hombres, pasasen a desempeñar papeles de mayor responsabilidad y relevancia, lo que ocurrió con el tiempo no solo en la Argentina sino también en Latinoamérica. El apoyo de su familia en esta etapa fue fundamental; permitió generar la confianza y las condiciones necesarias para que Gasparini también completara y enriqueciera su formación académica.

Como sucedió con todos los científicos argentinos, las décadas del 70 y 90 fueron un desafío para la supervivencia profesional, debiendo acudir, en los casos en que era posible, a pequeños recursos propios para seguir adelante. Los pocos subsidios para investigación que se otorgaban desde el Estado eran insuficientes y fue por eso que Gasparini y su equipo debieron solicitar financiación externa. El apoyo de la National Geographic Society a lo largo de estos años les permitió continuar las exploraciones en la Patagonia y avanzar en la consolidación del grupo de trabajo.

Fue así que descubrieron nuevos ictiosaurios, cocodrilos, tortugas marinas, pterosaurios y plesiosaurios desconocidos hasta ese entonces en el Hemisferio Sur, a la vez que se realizaron trabajos interdisciplinarios en los que se reconstruyeron las condiciones ambientales de ciertos lugares en el pasado. En esta etapa surge uno de los descubrimientos de mayor impacto; el de un cocodrilo marino con aspecto de dinosaurio, llamado Dakosaurus andiniensis, que vivió en los mares que cubrían parte del norte de la Patagonia, hace 148 millones de años.

Hoy por hoy, Zulma Gasparini asegura que su mayor orgullo, además de la familia que formó y la apoyó durante toda su vida, es “ver que los discípulos con los que aun trabaja, resignifican y aportan nuevos conocimientos a sus primeras investigaciones”. Sus importantes contribuciones a  la investigación paleontológica y los estudios que realizó sirvieron, según Gasparini, para “abrir caminos” en varios campos académicos y humanos.

 
visitar el museo 2013
 
Recorrido virtual
 
 
 
 
 
Museo Marca reg.
 
 
Marca facultad reg